¿QUEREÍS SEGUIRME?

SI OS GUSTA MI BLOG, PODÉIS HACEROS MIS SEGUIDORES.

GRACIAS A TOD@S

Seguidores

jueves, 10 de enero de 2019

MELINDRES GALLEGAS

Después de casi dos meses sin publicar nada y ya retomando de nuevo el blog vengo con receta nueva para dar comienzo a éste año que acabamos de estrenar.
Pero antes de nada quisiera desearos a todos los que pasáis por mi blog un feliz y próspero año nuevo, que la felicidad, la paz, la armonía, el trabajo y sobre todo la salud os acompañe para siempre.


Cuando vi este dulce me encantó y sabía que no iba a tardar mucho en hacerlo para no quedarme con las ganas de saber como era, debo decir que si me gustó al verlo, mucho más me gustó al saborearlo; su textura y sabor son muy parecidos a los roscos Extremeños y también la forma de hacerlos aunque la cobertura es un poco diferente.
Lo que sí tengo seguro es que se van a instalar definitivamente en mi casa y seguro que en la tuya también en cuanto los pruebes, eso sí, cuidado con ellos porque son altamente adictivos, no serás capaz de comerte solamente uno.
Después de ver muchas y variadas recetas en las que cada cual la prepara a su manera y con cantidad de ingredientes diferentes, yo, me quedé con ésta; que me perdonen los Gallegos si no es la receta auténtica y tradicional.

INGREDIENTES:
4 huevos enteros + 2 yemas
500 g de harina
125 g de azúcar o 6 cucharadas
60 g de aceite de oliva
la piel de un limón
50 g de anís (licor)
1 sobre de levadura
para el almíbar: 
150 g de agua
250 g de azúcar
para el rebozado:
el almíbar + 2 claras de huevo
aceite de girasol para freír
PREPARACIÓN:
En el aceite de oliva fríes la piel del limón, aparta antes que dore y deja que el aceite temple, saca la piel y reserva.
En un bol amplio pones el azúcar, el anís, los huevos enteros más las dos yemas.
Incorpora la harina mezclada con la levadura y el aceite perfumado, remueve todo y amasa.
Una vez amasado deja reposar 1 hora.
Mientras haz el almíbar poniendo el agua junto con el azúcar a calentar.
Deja que hierva hasta que esté a punto de hebra, aparta y deja templar.
Monta las dos claras restantes a punto fuerte de nieve y reserva.
Una vez haya pasado el tiempo de reposo, pones aceite a calentar, vas cogiendo pequeñas porciones de masa, haces unas bolitas y le abres un agujero en el medio.
Fríe por ambos lados hasta que doren.

Sacas y dejas escurrir en papel absorbente.
Cuando hayan enfriado mezclas el almíbar con las claras montadas y vas pasando una a una, las dejas secar sobre una rejilla.
Y las guardas en una caja con tapa.
Tiernecitas, jugosas y riquísimas.

lunes, 19 de noviembre de 2018

COCA DE CALABACIN CON PAVO Y QUESO

Este tipo de pasteles salados suelen ser muy bien avenidos en todas las casas, bien para las cenas de fines de semana que suelen ser un poco más copiosas o como picoteo acompañando a otros platos, también vienen muy bien para esas reuniones campestres que se suele llevar éste tipo de comida.
Hoy traigo una coca, pero no la clásica coca mallorquina, la mía es un poco diferente.
Es un poco laboriosa por la forma en la que he puesto el calabacín, pero merece la pena porque queda distinta y bonita hecha de esta manera.
Las rositas de calabacín quedan muy jugosas y tiernas así enrolladitas y con un sabor muy rico combinado con el fiambre y el queso.
Bueno, a ver que os parece mi coca particular.
INGREDIENTES:
para la masa:
50 g de aceite de oliva
50 g de agua
10 g de levadura fresca prensada
150 g de harina de fuerza
sal
para el relleno:
2 calabacines 
200 g de fiambre de pechuga de pavo
100 g de queso para rallar
sal fina y pimienta negra recién molida
Pica el pavo 2 seg/vel 4, reserva unos 50 gramos para el final.
Ralla el queso y reserva.
PREPARACIÓN:
Prepara la masa de coca de la siguiente manera.
Pon en el vaso el aceite y el agua y calienta durante 1 min/37º/vel 2.
Añade la levadura, la harina y la sal, mezcla 30 seg/vel 6.
Saca la masa del vaso y reserva.
Lava los calabacines y quita las puntas, lamina y cocina en el microondas por tandas, cocina 4 minutos, potencia 100.
Cuando esté tibio salpimenta, corta cada tira de calabacín a la mitad y ve enrollando hasta formar "las rosas".
Extiende la masa y cubre con el pavo.
Ve poniendo las rosas de calabacín sobre la base de coca.
Cuando la tengas toda cubierta con el calabacín, echa por encima el pavo reservado.
Cubre con el queso rallado.
Y mete a hornear a 200º (horno precalentado) durante 20 minutos.
Saca del horno y deja hasta que enfríe un poco.
Corta en porciones y sirve.
Con éstas cantidades salen 4 raciones de un buen tamaño, ya sabes, si necesitas más cantidad dobla ingredientes.

lunes, 12 de noviembre de 2018

CROQUETAS DE TANAS

La tana, la seta de otoño por excelencia para mi, ya que es la que más me gusta.
La tana o amanita caesarea, también llamada huevo de rey u oronja, aparte de bonita y llamativa en cuanto a color, es una de las setas más apreciadas culinariamente hablando. Su excelente sabor hace que sea un verdadero manjar.
Esta seta aparece en otoño con las primeras lluvias aunque también puede salir en primavera, pero es menos frecuente.
CUIDADO con comer setas que no conozcáis, todas son comestibles pero algunas solo una vez, así que mi recomendación es que siempre las supervise un experto setero.
Con ésta seta tengo ya varias recetas, os dejo los enlaces aquí debajo por si las queréis mirar.

CARPACCIO DE TANAS
 TANA AL AJILLO
LENTEJAS CON TANAS
GARBANZOS CON TANAS
Y tras ésta pequeña introducción pasamos a la receta, hoy vamos a hacer unas croquetas de tana.
INGREDIENTES:
2 tanas
3 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas bien colmadas de harina de trigo
200 g de leche entera
pimienta blanca molida, nuez moscada y sal
huevo batido y pan rallado para el rebozado

PREPARACIÓN:
Limpiar las setas quitando la cutícula, tirando desde el final del sombrero hasta llegar al centro, limpiar las láminas con una brocha para quitar la posible tierrilla que puedan tener. Raspar con un cuchillo el pie y desechar el anillo o velo. Trocear y sofreír en el aceite.
Una vez estén sofritas añadir la harina, rehogar y añadir la leche templada, la sal, la pimienta y la nuez moscada.
Cocinar hasta que la masa se despegue de las paredes de la sartén.
Sacar y vaciar en un plato, tapar con film de cocina, que éste toque la masa para que no le salga costra y dejar enfriar.
Guardar en el frigorífico hasta el día siguiente.
Formar las croquetas, pasar por huevo batido y pan rallado.
Freír en aceite bien caliente o congelar si no las vas a consumir.


miércoles, 7 de noviembre de 2018

RISOTTO DE TANAS

Es tiempo de setas y en mi casa disfrutamos de ellas dos veces, cuando vamos a buscarlas y cuando las comemos. Hoy traigo un arroz con setas exquisito, un risotto con tanas.
Ya sabéis quienes sois asiduos a mi blog, que me gustan las setas, pero por la que tengo verdadera predilección es por la tana, para mi, la reina de las setas.
Si queréis saber un poco más sobre ella pinchad AQUÍ

INGREDIENTES: (para dos personas)
6 cucharadas soperas de arroz redondo (120 g)
700 g de caldo de verdura
4 tanas (las mías pesaron  210 g)
1 cebolla
1 diente de ajo
1 vasito de vino blanco
50 g de aceite de oliva
1 cucharadita de mantequilla (20 g)
50 g de queso rallado
sal

PREPARACIÓN:
Lo primero será preparar un buen caldo de verdura, yo siempre tengo hecho y congelado, así que solo he tenido que sacarlo la noche antes para que fuera descongelando poco a poco.
Después limpiaremos las setas, separamos el pie del sombrero, a éste se le quita la cutícula tirando desde el borde hasta el centro y se limpian las láminas con una brocha.
El pie lo raspamos con un cuchillo, desechando el anillo o velo.
Una vez las tengamos todas limpias, las troceamos y reservamos.
En el aceite pocha la cebolla cortada muy pequeñita y el ajo laminado, añades el arroz, rehoga durante 3 minutos sin dejar de remover, incorpora el vino y deja que evapore, ahora echa las setas reservadas y rehogas 1 minuto.
Agregas dos cazos de caldo caliente.
Cuando haya embebido echas otro cazo y dejas que vuelva a embeber, así hasta que el arroz esté en su punto.
Ésto será al cabo de unos 20 minutos.
Mientras el arroz cuece no dejes de remover a cada instante para que suelte el almidón y quede melosito y cremoso.
Cuando el arroz esté cocido echas la mantequilla.
Y añade el queso rallado.
Aparta del fuego y tapa la cazuela, deja reposar 5 minutos.
Y sin más hemos conseguido un arroz con un sabor intenso y delicioso.
Y con ese color amarillito que le aporta la tana.

Printfriendly

Print Friendly and PDF
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...