¿QUEREÍS SEGUIRME?

SI OS GUSTA MI BLOG, PODÉIS HACEROS MIS SEGUIDORES.

GRACIAS A TOD@S

Seguidores

jueves, 10 de enero de 2019

MELINDRES GALLEGAS

Después de casi dos meses sin publicar nada y ya retomando de nuevo el blog vengo con receta nueva para dar comienzo a éste año que acabamos de estrenar.
Pero antes de nada quisiera desearos a todos los que pasáis por mi blog un feliz y próspero año nuevo, que la felicidad, la paz, la armonía, el trabajo y sobre todo la salud os acompañe para siempre.


Cuando vi este dulce me encantó y sabía que no iba a tardar mucho en hacerlo para no quedarme con las ganas de saber como era, debo decir que si me gustó al verlo, mucho más me gustó al saborearlo; su textura y sabor son muy parecidos a los roscos Extremeños y también la forma de hacerlos aunque la cobertura es un poco diferente.
Lo que sí tengo seguro es que se van a instalar definitivamente en mi casa y seguro que en la tuya también en cuanto los pruebes, eso sí, cuidado con ellos porque son altamente adictivos, no serás capaz de comerte solamente uno.
Después de ver muchas y variadas recetas en las que cada cual la prepara a su manera y con cantidad de ingredientes diferentes, yo, me quedé con ésta; que me perdonen los Gallegos si no es la receta auténtica y tradicional.

INGREDIENTES:
4 huevos enteros + 2 yemas
500 g de harina
125 g de azúcar o 6 cucharadas
60 g de aceite de oliva
la piel de un limón
50 g de anís (licor)
1 sobre de levadura
para el almíbar: 
150 g de agua
250 g de azúcar
para el rebozado:
el almíbar + 2 claras de huevo
aceite de girasol para freír
PREPARACIÓN:
En el aceite de oliva fríes la piel del limón, aparta antes que dore y deja que el aceite temple, saca la piel y reserva.
En un bol amplio pones el azúcar, el anís, los huevos enteros más las dos yemas.
Incorpora la harina mezclada con la levadura y el aceite perfumado, remueve todo y amasa.
Una vez amasado deja reposar 1 hora.
Mientras, haz el almíbar poniendo el agua junto con el azúcar a calentar.
Deja que hierva hasta que esté a punto de hebra, aparta y deja templar.
Monta las dos claras restantes a punto fuerte de nieve y reserva.
Una vez haya pasado el tiempo de reposo, pones aceite a calentar, vas cogiendo pequeñas porciones de masa, haces unas bolitas y le abres un agujero en el medio.
Fríe por ambos lados hasta que doren.

Sacas y dejas escurrir en papel absorbente.
Cuando hayan enfriado mezclas el almíbar con las claras montadas y vas pasando una a una, las dejas secar sobre una rejilla.
Y las guardas en una caja con tapa.
Tiernecitas, jugosas y riquísimas.

Printfriendly

Print Friendly and PDF
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...